Guía sencilla sobre qué hacer para jubilarte con ahorros

El tema de las pensiones está siempre a la orden del día, especialmente en tiempos de campaña electoral. Si bien en esas fechas todo parece maravilloso, y salga quien salga elegido te aseguran que las pensiones van a subir, la experiencia nos hace desconfiar de lo que pueda pasar. Esta incertidumbre se agrava sobre todo a largo plazo, donde nadie sabe a ciencia cierta qué ocurrirá con las pensiones y si habrá suficiente gente joven cotizando para mantenerlas.

Por eso, desde nuestra parte, nos gustaría ofrecerte una serie de consejos y pautas para que puedas llegar a esa época de la vida donde mereces descansar, con las menores preocupaciones posibles.

Para ello, vamos a enfocarlo desde dos puntos de vista diferentes en función de la edad, y por tanto del tiempo del que aún dispones para realizar acciones.

Si aún eres joven y tienes tiempo de pensar a largo plazo:

  • Si aún te faltan muchos años para la jubilación, trata de ver el lado positivo de las cosas. Aún tendrás mucho tiempo para desarrollar acciones, que van a repercutir positivamente en tu economía cuando llegue ese momento.
  • Empieza pronto, y de forma constante. Esta es el primero de los consejos. Empezar temprano, y por tanto extender los plazos, hace que el esfuerzo sea menor. Así que sea cual sean los puntos y acciones posteriores, empezar pronto siempre supondrá menos esfuerzo.
  • Invierte en algo que genere dinero, en vez de solo ahorrar. Alguna inversión de bajo riesgo, aunque genere intereses pequeños, siempre que sean más altos que el IPC irá creando beneficios que, de otro modo, seguirán siendo ahorros, pero habrían perdido valor. Un dato real es que una inflación media del 2%, supone que después de 20 años, se haya producido una pérdida de poder adquisitivo del 48%. Por lo tanto, debemos prestar mucha atención a esto.
  • Crea un plan de pensiones. Existen planes especiales en los que vas reservando cada mes la cantidad que tú te puedas permitir. Además, tienen la ventaja de una fiscalidad positiva, donde en vez de ir pagando al día, pagarás los impuestos al momento de la retirada, por lo que la cantidad ingresada que está generando los intereses es mayor.
  • Compra algo que puedas alquilar después. No es necesario que sea un apartamento, aunque también sería válido. Una plaza de garaje, un pequeño almacén o un local comercial, son inversiones que nos podrán generar ingresos mensuales extra durante la jubilación. Para completar esta inversión es habitual pedir un préstamo personal, que sin duda te será de ayuda conseguir la propiedad.

Si ya estás en una edad próxima a la jubilación

En este caso, para bien o para mal, las opciones son más reducidas ya que gran parte de lo que vas a tener en esta jubilación va a ser en base a lo que ya has ido haciendo todos estos años. Por un lado, no tienes la incertidumbre de si vas a tener pensión, porque están garantizadas durante los próximos años, aunque por el otro, si no has ahorrado te va a tocar depender casi exclusivamente de ella. Por tanto, si no eres de los previsores, apunta los siguientes consejos:

  • Analiza cuáles son tus gastos actuales, y cuánto necesitas para vivir. Puede sonar complicado, pero no lo es tanto. Piensa en tu sueldo actual, cuánto gastas cada mes y en qué lo usas. Si llegas justo a fin de mes, trata de mantener la calma, pues la vida de jubilado puede ser más barata. ¿Has pensado los gastos que tienes asociados al trabajo? El uso de un vehículo o transporte público, comidas habituales fuera de casa, cambios de ropa frecuentes para no parecer desfasado en la oficina, entre otros gastos, se verán drásticamente reducidos al dejar de trabajar. ¿Lo habías planteado así anteriormente? Otra de las cosas que en España funciona realmente bien es el programa social del IMSERSO, con el cual podrás viajar por toda España, durante la temporada baja, por unos precios inmejorables. Si eres de una zona fría del país llegarás a pensar que viajar en invierno con el IMSERSO es casi más barato que quedarse en casa y tener que poner la calefacción. Además, existen descuentos en transporte, en cultura y ocio, en medicinas, y otros muchos descuentos para personas mayores de 60 años. Por lo tanto, quizás tengas que vivir con menos dinero, pero también vas a necesitar menos, trata de no agobiarte con los números y encuentra el equilibrio.
  • Cambia de casa. Quizás cuando de independizaste o te casaste, decidiste comprarte tu propio apartamento o casa y con suerte ya lo tienes pagado. Posiblemente el valor de tu inmueble ha crecido, y por esa cantidad, puedes realizar un cambio de zona que resulte interesante en búsqueda de la paz y tranquilidad para disfrutar de tu tiempo libre, y por supuesto con un beneficio económico. Zonas más alejadas del centro de la ciudad o incluso en pueblos, son opciones mucho más baratas, con lo que con el dinero que obtengas de la venta, podrás tener tu nueva casa, y además podrás conseguir un dinero extra que apoye a tu pensión.
  • Define tu nuevo estilo de vida, acorde a tus gustos y a tus posibilidades. Ahora eres dueño de tu tiempo por tanto podrás, (es muy aconsejable) mantenerte entretenido con hobbies y actividades que te gusten, muchas de ellas pueden ser gratuitas, que harán de tu rutina un placer.

Estas son solo algunas formas de llegar a la jubilación con más tranquilidad, pero tu imaginación y tu ingenio serán quienes pongan los límites, ya que con tu creatividad podrás hacer muchas más cosas que complementen a la pensión.

Y tú, ¿ya estás haciendo algo para el momento de tu jubilación?